viernes, 22 de noviembre de 2019

PUJERRA - JARDÓN - GENALGUACIL - JUBRIQUE



... Viajé con el viento danzando en la tempestad, le entregue mi alma perdida buscando su amistad. Sentí su lamento descender de lo alto, Él me ofreció su hogar, yo, ser su hermano.”
Hermano del Viento”
-Tierra Santa

Entorno: Valle del Genal, Serranía de Ronda
Localidad de referencia: Pujerra, Jubrique y Genalguacil
Trazado: Lineal
Dificultad: Media – Alta, por la distancia y desnivel a salvar
Distancia: 21,6 km
Altura Máxima: 1154 metros
Altura Mínima: 362 metros
En una de la zonas más escarpadas de la Serranía de Ronda, concretamente en el Valle del Genal se encuentra la localidad malagueña de Pujerra, donde un nutrido grupo de compañeros del Club de Senderismo Comando Preston comenzamos una travesía por una de las zonas más abruptas del valle con un denso bosque en su gran mayoría castaños, algunos de ellos centenarios, en pleno mes de noviembre con la belleza particular del Otoño que con los castaños en esta época del año le da un toque peculiar a la que se le llama “Primavera de Cobre”.
Pujerra
Municipio español situado en el Valle del Genal, al Oeste de la provincia de Málaga en Andalucía. No hay suficientes datos sobre Pujerra anterior a la época islámica, pues los restos más antiguo encontrados en la zona data de la tardorromana, son unos ladrillos denominado “brácaris” del siglo II d. C., lo que a los historiadores le llevan a pensar que en época romana hubiera un asentamiento. En la época visigoda, se cuenta que el rey Wamba era natural de Pujerra, donde una una comitiva vino a su encuentro para coronarlo a pesar de su avanzada edad. En un libro de Diego Vázquez Otero menciona dicha historia, donde a continuación os transcribo una parte:
Una comitiva de nobles y eclesiásticos recibió el encargo de buscarlo para ungirlo y coronado rey, más no sabiendo a punto fijo donde residía, andaba recorriendo estos pueblos de la Sierra por ver si lograba localizarlo. Ocurrió, que al salir de Cartagima la expresada Comisión, y cuando llegaba a la mitad de la cuesta que baja desde este pueblo hasta el río Genal, oyeron grandes voces de una mujer que decían: ¡Wamba! ¡Wamba! ¡Wamba!
Era que la mujer de éste, le llevaba el almuerzo, y, teniendo urgencia de volver al pueblo, le llamaba a grito desde el”Tajo de la Zorra” para que subiese a por el. Este incidente fortuito llevó a los caballeros al lugar en donde se encontraba el monarca electo, el cual, se ocupaba en aquellos momentos en arar con una yuntas de vacas las tierras colindantes al molino de Capilla. Dicen que, opuso una gran resistencia a las pretensiones de aquellos de aquellos señores, los cuales, ante la negativa tan rotunda, llegaron a amenazarle de muerte. Alegaba el godo, que aunque deseaba servir a su Patria, era ya bastante anciano y que dada su escasísima cultura, le era imposible acceder. Después de una larga y porfiada discusión, decidió Wanda dejar el asunto a la voluntad Divina. Cuando esta aguijada que tengo en la mano florezca seré yo rey de España, exclamó. Y cuentan , que, al clavar el palo seco en la tierra, reverdeció súbitamente, cubriéndose de innumerables hojas e infinitas flores blancas. Reducida actitud ante el prodigio que tenía antes sus ojos atónitos, tuvo que aceptar la Corona.”
Texto: “Leyendas y Tradiciones Malagueñas” de Diego Vázquez Otero
Pero el origen de Pujerra es en la época islámica que es cuando surgen la gran mayoría de los pueblos del Valle del Genal, como los que conocemos en la actualidad y otros ya desaparecidos, en los que solo han quedado un puñado de muros en el mejor de los casos como Bentomí, Cenay y Moclón en los alrededores de Pujerra, que fueron desapareciendo a lo largo del siglo XVI. Tras la conquista de Ronda y su serranía y la posterior expulsión de los moriscos en el año 1501, Pujerra se queda sin población musulmana y es repoblada por cristianos viejos y con el tiempo perteneció a la partida de la ciudad de Ronda pero en el año 1814 consigue su carta de villazgo y su independencia de Ronda en manos del rey Fernando VII por la heroica actuación de sus vecinos en su lucha contra los franceses en la Guerra de Independencia. Aún se conserva una copla de aquella época: “Napoleón, Napoleón conquistaste a toda España, pero no pudiste entrar en la tierra las castañas”
En la calle más alta del pueblo damos comienzo a la travesía por el camino viejo de Estepona, donde entramos de lleno en un bosque de castaño y recorrido unos pocos de centenares de metros vemos a nuestra derecha al primer castaños centenario que recibe el nombre de castaño del gato pues habitualmente ronda un gato muy habituado a las personas, donde nos hacemos la foto de grupo, pero fue un día en el que las zonas de luz y sombra eran muy fuerte. Continuamos con la aproximación al Jardón, punto más alto de la travesía y el del Valle del Genal. Pasando por el Puerto del Horcajo, lo que por un llevadero ascenso disfrutamos de unas vistas magnificas, tanto al mar como a la montaña con el contraste de colores que nos da los castaños en esta época de otoño. Llegamos al punto geodésico y después de las fotos de rigor avanzamos un poco más hasta llegar a la caseta de vigilancia donde hicimos una breve parada de avituallamiento y donde mi gran amigo Juani recito un emotivo poema escrito por Carlitos dedicado al Gran Valentín, con el que tuve el privilegio de haber coincidido con el unas cuantas veces y la verdad que si digo que era una persona que trasmitía sabiduría con una humildad impresionante que dejan una huella.




CASTAÑO DEL GATO


























UN SERVIDOR




DE IZQUIERDA A DERECHA, ALGATOCÍN - BENALAURÍA - BENADALID


Retomamos la marcha con un progresivo y cómodo descenso con unas vistas excelsas hasta llegar al municipio de Jubrique situado a 559 metros de altura en el Valle del Genal, siendo una de las poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda en la provincia de Málaga. De origen árabe, estando casi despoblada en 1510. En la actualidad su economía esta basada casi exclusivamente en la agricultura, ganadería y silvicultura. Disfrutamos de un merecido almuerzo en la plaza típica en la que la Casa Consistorial y la Iglesia están frente por frente.
































Damos comienzo el último tramo de la travesía que nos lleva a Genalguacil por un denso y hermoso bosque de castaños que no deja indiferente a nadie, pero antes bajaremos por un camino empedrado de Matagallar para vadear el río Monardillo a la altura de unos restos de un molino de agua y que por su poca cantidad de agua por falta de lluvias podemos pasar sin problemas, a pesar de ser un PR, concretamente el PR-A 241 Jubrique – Genalguacil, hace varios años había un puente que fue derribado por una fuerte riada y que a fecha de hoy lo han remplazado. Comenzamos una subida con cierta exigencia física pero al mismo tiempo espectacular por su castañar. Una vez que llegamos al Puerto de la Umbría, una intercesión de cuatro caminos, el primero a la derecha en subida no lo tomamos, cogeremos el segundo a la derecha en bajada que en 2 km en una progresiva y cómoda bajada nos lleva al municipio de Genalguacil, municipio perteneciente a la comunidad autónoma de Andalucía, al sur de España. 
















Enclavado en unos de los rincones del Valle del Genal a 588 metros de altitud, siendo el pueblo más aislado del valle, en un terreno abrupto y empinado, extendiéndose su termino municipal hasta las cumbres de Sierra bermeja, lo que hace que parte del pinsapar que hay en dicha sierra entre en su termino. De origen Fenicio, pero su nombre actual viene del árabe Gen-na-Alwacir, que viene a decir Jardines del Visir. Tras la llegada de los Reyes Católicos, la población musulmana siguió permaneciendo en esta villa en convivencia hasta que a mediados del siglo XVI se rompió tras una sangrienta rebelión, lo que provoco su expulsión y posteriormente se repobló con cristianos venidos de las zonas más cercanas. En el año 1856, la villa fue entregada al duque de Arcos, hasta que la ley suprimió dichos privilegios medievales.